SENTENCIA
JUZGADO DE PRIMERA INTANCIA Nº 58 DE MADRID

Juicio Ordinario: 770/2006

Sentencia
En Madrid, a veintiuno de noviembre de dos mil siete.

Vistos, por…., Juez Sustituto del Juzgado de Primera Instancia N.º 58 de Madrid los presentes autos de Juicio Ordinario nº 770/2006, promovidos por la Procuradora Doña Dolores Hernández Vergara, en nombre y representación de Doña …., bajo la dirección Letrada de Don Fernando Sánchez De La Llave, seguidos contra Doña …., representada por el Procurador Don …., y asistida de la Letrado Don ….,y contra Doña …., representada por el Procurado Don ….,asistida del Letrado Don …., se ha procedido dictar la presente resolución en base a los siguientes:

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- La Procuradora Doña Dolores Hernández Vergara, en nombre y representación de Doña…., presentó demanda de Juicio Ordinario sobre indemnización por daños y perjuicios contra Doña…. y Doña…. Que por turno de reparto correspondió a este Juzgado. En dicha demanda la parte actora expuso los hechos en los que basa su pretensión, así como los fundamentos de derecho que consideró de aplicación al presente caso, para concluir solicitando se dicte una sentencia por la que se condene a los demandados a:
1º.- Cesar en el ruido perjudicial y antijurídico, así como en la producción de las vibraciones que soporta su representada en su vivienda procedentes de los compresores y maquinaria ubicada en el restaurante Molins.
2º.- A abonar a la actora la cantidad de 750 euros mensuales desde agosto de 2004 hasta la efectiva desaparición del ruido y las vibraciones, en concepto de indemnización por el daño moral provocado por el exceso de ruido y vibraciones que su representada viene soportando injustamente en su domicilio.
3º.- Al pago de las costas del proceso.

SEGUNDO.- Una vez examinados los requisitos de capacidad, representación, postulación y competencia se acordó admitir a tramite la demanda y dar traslado de la misma y sus documentos a las demandadas a fin de que procediera a contestarla en el plazo de veinte días.
El procurador Don…., dentro del plazo concedido, procedió a personarse en el presente proceso en nombre y representación de Doña…. y a contestar la demanda planteada de contrario en los términos de su escrito de 28 de julio de 2006, en el que, tras alegar los hechos y fundamentos jurídicos que consideró oportuno, concluía solicitando se dicte en su día sentencia desestimando íntegramente la demanda con expresa condena en costas a la parte demandante.

El procurador Don…., en el plazo concedido a tal efectos, procedió a personarse en el presente proceso en nombre y representación de Doña…. y a contestar a la demanda planteada de contrario en los términos de si escrito de 28 de julio de 2006, en el que, tras alegar los hechos y fundamentos jurídicos que consideró oportuno, concluía solicitando se dicte en su día sentencia que desestime íntegramente la demanda con expresa condena en costas de la parte demandante.

TERCERO.- Seguidamente se acordó citar a las partes a las partes a la audiencia previa al juicio a la que acudieron debidamente representadas por Procurador y asistidas de Letrado, y en la que tras indicar la imposibilidad de alcanzar un acuerdo y rechazar las cuestiones procesales planteadas de falta de litisconsorcio pasivo necesario se acordó continuar con el desarrollo de la audiencia previa a fin de intentar fijar hechos controvertidos, pronunciarse las partes sobre los documentos aportados de contrario y proponer la prueba que consideraron oportuna en apoyo de sus pretensiones. A continuación se admitió la prueba que fue considerada útil y pertinente y se señaló día y hora para la celebración del acto del juicio.

CUARTO.- En el acto del juicio la parte actora indicó en ese momento que por los demandados se han llevado a cabo obras en el restaurante Molins y se ha conseguido el cese del ruido y las vibraciones existentes la vivienda actora a partir del mes de febrero de 2007, negando la representación de los demandados la realización de ninguna obra en el local de los demandados, tras lo cual se procedió a la práctica de la prueba propuesta y admitida con el resultado que obra en autos y a continuación las partes procedieron a exponer las conclusiones respecto al resultado de las pruebas practicadas y a informar sobre los argumentos jurídicos en que apoyan sus pretensiones, quedando los autos conclusos y pendientes de dictar sentencia.

QUINTO.- En este procedimiento se han observado todas las prescripciones legales a excepción de la observación de los plazos previstos por la Lec, debido a la carga de trabajo que soporta este Juzgado.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- La parte actora ejercita una acción de dirigida a obtener el cese de los ruidos y vibraciones causadas en su vivienda como consecuencia del funcionamiento de las maquinas existentes en las cocinas del negocio ubicado en la planta baja del edificio, restaurante Molins, y la indemnización por los daños y perjuicios causados a la actora al amparo del articulo 1.902 del Código Civil. El Tribunal Supremo en Sentencia de 15 de febrero de 1.968, indica que en el ámbito civil el ejercicio de la propiedad no puede ir mas allá de lo que el respeto al vecino determina, “sin mas limitaciones que las establecidas en las leyes” –art. 348 del Código Civil – y que por lo que se refiere a la inmisión de ruidos, en una interpretación de los arts. 590 y 1.908 del Código Civil, conforme a la realidad social actual y con referencia a las disposiciones administrativas sobre las actividades molestas ha de valorarse la existencia de la inmision en contemplación a su percepción en el interior del inmueble afectado y a su repercusión en las personas que la habitan (S.S. del T.S. de 2 de febrero de 2.001 y del T.E.D.II. de 2 de octubre de 2.001), sin que signifique que la incomodidad generada haya de ser de obligada tolerancia por el afectado (S.T.S. de 28 de febrero de 1.964 ) sino que sea civilmente excesiva y molesta para los vecinos (S. T.S. de 24 de mayo de 1.993), pues la calificación civil de las actividades como molestas ó incomodas es independiente del alcance ó significado que pudiera atribuírselas en la esfera administrativa (S. T.S. 14 de febrero de 1.989 ). El T.C. sobre la problemática de la contaminación acústica la considera como vulneración del derecho fundamental a la integridad física y moral, pudiendo quedar afectado el derecho garantizado en el art. 15 de la Constitución, y debiendo merecer la protección dispensada al derecho fundamental a la intimidad personal y familiar en el ámbito domiciliario (S.S. T.C. 119/01 Fto. Jaco 6 y S. del 23 de febrero de 2.004). No se trata de deducir si los ruidos que provienen del local litigioso son administrativamente correctos, sino si son civilmente excesivos y molestos. El concepto “molestia” afecta a diversas normas de carácter civil y naturaleza interpersonal por veracidad por proximidad locativa, habiéndose llegado a definir jurisprudencialmente como molestas aquellas actividades que inciden seriamente por su signo excesivo, en el natural sosiego de la vecindad (S. Audiencia Provincial Salamanca 16 Octubre 1.997). La normativa administrativa sobre niveles de ruidos no puede considerarse irrelevante, pero debe estarse al conjunto de las pruebas para comprobar la existencia del exceso y la molestia derivada de los ruidos provenientes de local de los codemandados, pues son tales extremos los que, en su caso generarían el daño y justificarían la consiguientemente reparación.

SEGUNDO.- En todo caso la acción por responsabilidad civil extracontractual recogida en el articulo 1902 del Código Civil exige para su éxito que se aprecie la existencia de tres requisitos, consistente en una conducta u omisión negligente o culposa, la producción de daños, y la relación de casualidad entre los daños y la conducta del agente. Para que se dé el primer elemento es preciso que el comportamiento desencadenante del evento sea calificable como antijurídico, es decir, que se produzcan al menos la vulneración del principio genérico de no dañar a otro. Respecto al segundo elemento enunciado consiste, simplemente, en la causación de un perjuicio cierto derivado de la mencionada acción. Y por ultimo, el nexo causal supone la existencia de una relación precisa entre acción u omisión y el daño o perjuicio, inspirándose para su apreciación en la en la valoración de las condiciones y circunstancias que el buen sentido señala, en cada caso, como índice de responsabilidad dentro del infinito encadenamiento de causas y efectos. (TS11-03-88). No obstante aún siendo el sistema propugnado por el articulo 1902 de responsabilidad subjetiva, ante las dificultades que entraña la demostración de la culpa o elemento subjetivo de dicha responsabilidad, nuestra jurisprudencia ha venido manteniendo una clara tendencia objetivizadora, de manera que se presume negligente toda conducta causante de daño, obligándole al agente a acreditar que actuó con la diligencia debida para eximirse de responsabilidad. Esta inversión de la carga de la prueba no opera cuando se trata de demostrar los presupuestos objetivos de la responsabilidad civil, pues en ese caso, la prueba incumbe exclusivamente al actor, que debe acreditar no solo el resultado dañoso y su entidad, sino también la naturaleza y circunstancias de la acción u omisión imputada, y el consiguiente nexo causal. El Tribunal Supremo, a su vez, en sentencia de 16.01.1989 y 24.05.1993, viene a decir que el acatamiento y la observancia de las normas administrativas no colocan al obligado al abrigo de la correspondiente acción civil de los perjudicados, y que los Reglamentos no alteran la responsabilidad de quienes los cumplen, cuando las medidas de seguridad y garantía se muestran insuficientes en realidad para evitar eventos lesivos, doctrina que cabe enlazar con la ya conocida y reiterada jurisprudencia que, al interpretar y aplicar el art.1902, ha declarado que si bien no cabe prescindir del aspecto subjetivo de la culpa, ha de tenderse a una apreciación mas objetiva de la responsabilidad extracontractual, bien acudiendo al principio de la inversión de la carga de la prueba o a la teoría del riesgo, o bien mediante la acentuación de la diligencia exigible, de modo que no basta con la observancia de las prevenciones y cuidados reglamentarios, sino todos los que la prudencia imponga para prevenir el evento dañado, debiendo imponerse a cargo de quien obtiene el provecho la indemnización del quebrando sufrido por tercero, a modo de contrapartida del lucro obtenido por la actividad molesta.

TERCERO.- La carga de probar la certeza de los hechos de los que ordinariamente se desprenda, según las normas jurídicas a ellos aplicables, el efecto jurídico correspondiente a las pretensiones de la demanda lo corresponde al demandante, mientras que al demandado le corresponde probar los hechos que, conforme a las normas que le sean aplicables, impidan, extingan o enerven la eficacia jurídica de dichos hechos. Si bien, la carga de la prueba, no puede regirse por unos principios rígidos, sino que depende de la naturaleza del debate, la disponibilidad de la prueba, la postura mantenida por los litigantes, la mayor o menor facilidad de cada parte para justificar un mismo hecho y los demás datos y circunstancias concurrentes en cada caso, atendiendo siempre a los principios de buena fe y lealtad procesal que han de presidir todo el desarrollo de la litis como se establece en el apartado 6 del articulo 217 de la Lec.

CUARTO.- En el acto del juicio la testigo Doña XXX, vecina de la finca en la que se encuentra tanto la vivienda de la actora como el restaurante Mollins, confirmó la forma clara y precisa la existencia de ruidos de motores y vibraciones que impedían el desarrollo de las actividades propias y normales de su vivienda hasta el mes de febrero de 2007. En dicho sentido llegó a manifestar que en una ocasión tuvo que salir a la calle del ruido existente en su vivienda, que se encuentra un piso por encima de la de la actora, y le comentó la situación a un camarero del restaurante, que acto seguido entró en el local y consiguió que cesaran en gran medida los ruidos y vibraciones de su vivienda. La citada testigo manifestó igualmente que a lo largo de estos últimos años se han estado realizando obras para solucionar el problema de los ruidos y vibraciones, que éstos disminuyeron en cierta medida en el año 2006, y que observó como los obreros que estaban realizando obras en el restaurante sacaron a la basura unos motores en diciembre de 2006.

El testigo Don XXX, portero de la finca, manifestó en el acto del juicio que nunca se han producido quejas sobre ruidos en las viviendas hasta que fue a vivir a la finca la demandante, coincidiendo con las obras realizadas en esa época en el restaurante en el año 2004. El testigo igualmente confirmó que se realizaron obras y se sacaron a la basura unos motores en octubre o noviembre de dos mil seis, no apreciándose ruidos a partir de entonces en el portal.

El testigo Don XXX manifestó que como presidente de la comunidad de propietarios no tuvo constancia de la existencia de quejas por ruidos por parte de los vecinos hasta finales del año 2005. El testigo indicó igualmente que en el local se procedió al cambio de la cámara frigorífica en el año 2006.

QUINTO.- La prueba documental obrante en autos pone de manifiesto que el 11 de diciembre de 2004 a las 1.45 horas se realizó una medición por la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Municipal que arroja un resultado de 33.7 dB. (Doc.19)

El 14 de diciembre de 2004 por el Departamento de Inspección Ambiental realizó una nueva medición que establece un nivel de ruido de 33Db (Doc.20)

El 9 de febrero de 2005 la Subdirección General de Disciplina Ambiental, Departamento de Inspección Ambiental, a la vista del resultado de la inspección realizada el 14 de diciembre de 2004, resuelve imponer al titular de la explotación el cumplimiento de las siguientes medidas correctoras: a) Insonorizar la cámara frigorífica y aumentar la protección acústica de los elementos constructivos del recinto de la actividad para su funcionamiento no transmita a la vivienda superior niveles de ruido superiores a 30 dB; b)Aportar certificado de insonorización cumplimentado por técnico competente y visado por Colegio Oficial correspondiente que justifique el cumplimiento del articulo 15 de la vigente OPACCFE. A su vez se propone la inacción de expediente que fue posteriormente resuelto con la imposición de una sanción económica. (Doc. 21 y 22)

La parte demandada presenta u presupuesto de obras para la insonorización de comportamiento donde se ubica el compresor destinado a la cámara frigorífica de fecha 10 de diciembre de 2004 y fueron realizados con anterioridad al 19 de abril de 2005 (Doc. Demandada nº2)

El 21 de abril de 2005, entre las 11 y las 13 horas, un Técnico Inspector del Departamento de Inspección Ambiental del Ayuntamiento de Madrid realizó unas nuevas realizaron mediciones de los niveles de inmision de ruidos transmitidos a la vivienda de la actora estando en funcionamiento la cámara frigorífica con un resultadote 26 dB, la cámara frigorífica y el extractor de humos de la cocina con un resultado de 26dB, y por último la cámara frigorífica, el extractor de humos de la cocina y el arcón congelador con un resultado de 28Db.
El 8 de mayo de 2005, a las 0.45 horas, se realizó otra medición por la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Municipal que arrojó un resultado de 34.1 Db. (Doc.31)

El 13 de mayo de 2005 la Subdirección General de Disciplina Ambiental, Departamento de Inspección Ambiente dicta una resolución en la que la vista de la inspección realizada el 21 de abril de2005 se indica que la actividad cumple con los niveles exigidos en el artículo 15 de la OPACCFE.

El 6 de julio de 2005, ante las nuevas denuncias de la actora, por los Técnicos Inspectores del Departamento de Inspección Ambiental del Ayuntamiento de Madrid y la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Municipal se realizó una nueva medición que arrojó un resultado en el dormitorio de la actora de 29.5 dB y en la cocina de 31 Db (Doc. 45)

El 11 de julio de 2005 por la subdirección General de Disciplina Ambiental, Departamento de Inspección Ambiente, a la vista de las mediciones llevadas a cabo el 6 de julio de 2005, se considera que los niveles sonoros transmitidos a la vivienda indicada, por el funcionamiento de la cámara frigorífica, extracción de cocina y arcón frigorífico, no superen los limites que establece el artículo 15 de la OPACCFE. (Doc.45)

Los días 8y 9 de julio de 2005 Don XXX, Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones, procedió a realizar un informe en base a las mediciones realizadas a las 23:15 horas en la vivienda de la actora, en el que establece que el nivel de inmisiones de ruido en la vivienda de la actora originales por la actividad del restaurante asciende a 35.8dB.

El día 22 de julio de 2006, a la 1.50 horas, la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policia Municipal realizó una nueva medición con un resultado de 29.2dB.

Los días 8 y 9 de agosto de 2005 se llevó a cabo una reparación del motor del compresor de la cámara frigorífica existente en el local explotado por las demandadas.

El día 3 de septiembre de 2006, a las 16.20 horas, la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Municipal realizó una nueva medición con un resultado de 38.4dB.

El 20 de octubre de 2006 la Subdirección General de Disciplina Ambiental, Departamento de Inspección Ambiental, a la vista del acta levantada por la Unidad de Protección del Medio Ambiental, a la vista del acta levantada por la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Municipal a la 1.50 horas del día 22 de julio de 2006, resuelve que no procede la iniciación del procedimiento en cuanto que los niveles efectivamente transmitidos al domicilio reclamante resultaban ser de 29.2 dB, inferior al limite de 30dB para el periodo nocturno fijado en el articulo 15 de la OPACCFE

El 20 de octubre de 2006 la Subdirección General de Disciplina Ambiental, Departamento de Inspección Ambiental, a la vista del acta levantada por la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Municipal a las 16.20 horas del día 3 de septiembre de 2006, en la que se detalla que los niveles sonoros transmitidos en esos momentos al dormitorio de la vivienda denunciante, piso 1º C del C/Barbastro nº 3, descontada la influencia del nivel sonoro de fondo, superan los limites que establece para el horario diurno el articulo 15 de la OPACCFE y por ello se indica que para que el extractor de la cocina y el aparato de aire acondicionado cuto funcionamiento conjunto es causante de la infracción del 15 de la OPACCFE se deberían adoptar las siguientes medidas correctoras a) insonorizar el extractor de gases y vapores de la cocina de forma que los niveles de ruido no excedan de los niveles para los horarios diurno y nocturno establecidos en el articulo 15 de la OPACCFE y propone al Departamento de Disciplina Ambiental expediente sancionador que fue incoado por resolución de 10 de noviembre de 2006.

El 6 de febrero de 2007, a las9.40 horas, la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Municipal realizó una nueva medición con un resultado de 39Db.

El 12 de junio de 2007 la Subdirección General de Disciplina Ambiental, Departamento de Inspección Ambiental, a la vista del acta levantada por la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Municipal a las 9.40 horas del día 6 de febrero de 2007, en la que se aprecia una medición del nivel sonoro de 39dB, con un nivel de fondo de 21dB, decretó la resolución del procedimiento sancionador iniciado contra la actividad desempeñada por a Doña XXX y otra C.B en la cafetería restaurante Molins con imposición de una sanción económica.
Las mediciones realizadas por el perito designado por el juzgado ofrecieron un resultado de 28.9dB, siendo el nivel de ruido de fondo de 26.9dB, inferior al limite de 31 dB, por lo que en dicho informe se concluye que el local con la normativa legal de ruidos en lo referente a la transmisión de niveles sonoros a la vivienda de la demandante a 22 de febrero de 2007. No obstante es necesario indicar que el 12 de enero de 2007, el perito designado por el juzgado no pudo llevar a cabo las mediciones necesarias para emitir el informe ya que cada vez que se intentaban encender la maquinaria allí existente para comprobar los niveles de ruido, saltaban los plomos. En dicho sentido el perito manifestó que en su vista observó que se habían realizado modificaciones en las instalaciones sin que pudiera precisar la antigüedad de las mismas.

SEXTO.- A la vista de lo anteriormente expuesto no cabe sino concluir que un examen conjunto y ponderado de la prueba practicada indica necesariamente que la actora ha venido sufriendo en su vivienda unos niveles de inmisiones acústicas molestas y superiores a las permitidas, cuyo origen se encuentra en la maquinaria instalada en el local explotado por las demandadas, desde el mes de agosto del año 2004 hasta el mes de febrero del 2007. En dicho sentido debe ponerse de manifiesto que todos los testigos que intervienen en el acto del juicio, ya sea por conocimiento directo o por referencias, reconocieron la existencia de unos ruidos superiores a los propios y normales en una vivienda y las molestias por Doña XXX resultando ciertamente significativo el testimonio prestado por la Sra. XXX así como la falta de prueba de la parte demandada en relación a la posible existencia de otra fuente relevantes de ruido. Las numerosas mediciones realizadas indican igualmente y sin lugar a duda la existencia en la vivienda de la actora de niveles de ruido muy superiores a los reglamentariamente permitidos hasta el mes de abril de 2005, fecha en la que parece ser que las demandadas procedieron a llevar a cabo unas primeras obras de aislamiento acústico dirigidas a reducir las inmisiones provenientes de la cámara frigorífica, a raíz de las cuales, al parecer, se produjo una ligera disminución de los niveles de ruido que, sin embargo, volvieron a experimentar un notable incremento a partir de septiembre de 2006, hasta que finalmente fueron solucionados en el mes de febrero de 2007. Todo ello viene confirmado por el hecho de que el 9 de febrero de 2005 la Subdirección General de Disciplina Ambiental, Departamento de Inspección Ambiental, a la vista del resultado de la inspección realizada el 14 de diciembre de 2004, impuso a los titulares de la explotación la obligación de insonorizar la cámara frigorífica y aumentar la protección acústica de los elementos constructivos del recinto de la actividad para que su funcionamiento no transmita a la vivienda superior niveles de ruido superiores a 30dB (Doc. 21 y 22)y, posteriormente , tras realizar las obras de aislamiento de la cámara frigorífica, el 20 de octubre de 2006, a la vista del acta levantada por la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Municipal a las 16.20 horas del día 3 de septiembre de 2006, exigió que se insonorizase también el extractor de gases y vapores de la cocina y el sistema de aire acondicionado de forma que los niveles de ruido no excedan de los niveles establecidos para los horarios diurno y nocturno en el articulo 15 de la OPACCFE.

SEPTIMO.- La documentación aportada se desprende que la actora padece un trastorno distmico-ansioso con periodos fluctuantes, osteoporosis y fribromialgia desde mucho antes a su traslado a la vivienda de la C/Barbastro nº 3 y que en ninguno de los informes de ingreso en urgencias presentados se hace referencia a la posible trascendencia de las molestias derivadas de la existencia de ruidos y vibraciones en su vivienda, circunstancia que únicamente aparece reflejada, como factor estresante que contribuye al empeoramiento de su sintomatología de ansiosa y de insomnio, en los informes de fecha 22 y 27 de septiembre de 2005 y 24 de octubre y 13 de noviembre de 2006. en consecuencia, el resultado de la prueba practicada no permite considerar acreditada la existencia de una efectiva relación de causalidad entre las inmisiones de ruido provenientes del local de las demandadas y la aparición del trastorno distímico-ansioso con periodos fluctuantes, osteoporosis y fibromialgia que padece la actora desde hace años, sino que en todo caso su influencia debe verse limitada, al margen de las molestias que ello supone, aun empeoramiento de la sintomatología previamente existente de ansiedad y de insomnio. La existencia de unos niveles de inmisiones acústicas molestas y superiores a las permitidas en la vivienda de la actora constituyen un hecho objetivamente generador de dalo moral, pues no afectan al patrimonio de la actora, que se traduce en la perturbación de las condiciones normales de vida de la demandante y del disfrute pacifico del derecho de propiedad, estimándose por tanto acreditada la relación causa-efecto entre los niveles excesivos de ruido y las molestias sufridas por la actora asi como el empeoramiento de la sintomatología de ansiedad y de insomnio que sufría con anterioridad la actora. Por otro lado debe tenerse igualmente en cuenta que, tal y como se indicó en el acto del juicio, que desde el mes de febrero pasado ha cesado el ruido y las vibraciones procedentes de la maquinaria ubicada en el restaurantes de las demandas. Ahora bien, siendo el daño moral un menoscabo no patrimonial de la persona, su cuantificación es siempre compleja, aunque en su determinación deberá atenderse a que tengan o no repercusiones económicas (sentencia del Tribunal Constitucional de 10 de noviembre de 1979 y 29 de junio de 1987). Por tanto, no siendo, por su propia naturaleza, la determinación de la indemnización de los daños morales una pura cuestión de hecho, sino eminentemente valorativa, en atención a la duración de los mismo, la conducta mantenida por las demandadas a fin de reducir y eliminar las inmisiones acústicas, la ausencia de alquilar de otra vivienda, y su posible trascendencia en la salud de la actora, procede fijar prudencialmente como indemnización adecuada por los daños morales sufridos como consecuencia de las molestias derivadas de los ruidos producidos por la actividad desplegada en el local explotado por las codemandados, la cantidad de 5.000.- euros

OCTAVO.- A la cantidad reconocida a favor de la actora, le será de aplicación, desde la fecha de la presente resolución y hasta que se proceda a si completo pago, el interés legal incrementado en dos puntos de conformidad con el principio “in iliquidis non fit mora” y lo establecido en el articulo 576 de la Lec.

NOVENO.- Al haber resultado estimada parcialmente la demanda la demanda no procede hacer expresa imposición de las costas a la parte demandante de conformidad con lo que dispuesto en el articulo 394 Lec.

A tenor de los artículos anteriormente citados y demás de general y pertinente aplicación.

FALLO

Que estimando parcialmente la demanda plateada por la Procuradora Doña Dolores Hernández Vergara, en nombre y representación de Doña XXX, contra Doña XXX y Doña XXX:

1º.-Declaro que las demandadas, a la fecha de interposición de la demanda, venían obligadas a cesar en el ruido perjudicial y en la producción de las vibraciones que soportaba la actora en su vivienda procedentes de los compresores y maquinaria ubicada en el restaurante Molins, las cuales han cesado desde febrero de 2007.

2º.- Condeno a las demandadas, en concepto de indemnización por el daño moral provocado por el exceso de ruido y vibraciones soportado en su domicilio hasta febrero de 2007, a abonar a la actora la cantidad de 5.000 euros, a la que, desde la fecha de la presente resolución y hasta su completo pago, le será de aplicación el interés legal del dinero incrementado en dos puntos de acuerdo con lo previsto en el articulo 576 de la Lec.

Todo ello sin hacer expresa imposición de las costas causadas.

Notifíquese a las partes la presente resolución, advirtiéndoles que contra la misma cabe recurso de apelación en el plazo de cinco días de conformidad con lo previsto en los artículos 455 y ss de la Lec.

Así lo pronuncio, mando y firmo.

PUBLICACION.- Dada, leída y publicada fue la anterior resolución por el Sr. Juez Sustituto que la dictó hallándose celebrando audiencia pública el día de la fecha. Doy fe.